La medicina veterinaria ha sufrido una evolución importante durante estos últimos años, incrementando el nivel de exigencia del propietario sobre el profesional veterinario. Este hecho, ha sido clave para el progreso de la veterinaria en pequeños animales.

La traumatología y ortopedia veterinaria, lejos de quedarse al margen de estas exigencias, ha sufrido una revolución en cuanto a la aparición de nuevas técnicas de diagnóstico y tratamiento que hasta ahora no podían imaginarse.

Este servicio surge como una opción de apoyo al profesional que cubre unas amplias necesidades que sus pacientes pueden requerir en cualquier etapa de su vida.